Terapia humanista - Psicólogo clínico Barcelona
15388
page-template-default,page,page-id-15388,page-child,parent-pageid-14907,qode-quick-links-1.0,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Terapia humanista

Como toda corriente psicológica, el humanismo no solo tiene una concepción teórica sobre lo que le rodea, sino que, partiendo de ese marco explicativo, crea métodos terapéuticos orientados a aliviar a sus clientes.

 

Para el humanismo la persona que acude a un terapeuta no es un paciente, sino un cliente con el que se relacionará casi de igual a igual.

 

Varias son las terapias surgidas de la Psicología Humanista, como la terapia centrada en la persona de Carl Rogers y otras no directamente humanistas, pero sí inspiradas en este paradigma, como la terapia gestáltica y las que surgen desde la psicología positiva.

 

En la actualidad, el famoso coaching bebe directamente del humanismo. Entre los principios esenciales de la terapia humanista clásica están:

  • Mantener una actitud de comprensión empática hacia el cliente y su experiencia subjetiva.
  • Respeto por los valores culturales del cliente y por su libertad de expresión.
  • Explorar los problemas del cliente de forma auténtica y colaborativa, de manera que se le ayude a ganar en conciencia sobre sí mismo y en responsabilidad.
  • Explorar las expectativas y metas del cliente, incluyendo lo que espera obtener del proceso terapéutico.
  • Estimular la motivación del cliente.
  • Clarificar el rol de ayuda del terapeuta, sin interferir en la autodeterminación del cliente.
  • Negociar un contrato que clarifique hacia dónde quieren ir en la terapia.