Terapias de tercera generación - Psicólogo clínico Barcelona
15386
page-template-default,page,page-id-15386,page-child,parent-pageid-14907,qode-quick-links-1.0,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Terapias de tercera generación

¿Qué son las terapias de tercera generación?

Las terapias de tercera generación o la tercera ola de terapias de conducta son aquel conjunto de terapias y tratamientos creados con el propósito de realizar una modificación de la conducta del paciente pero desde un enfoque global y próximo a la persona más que al problema, teniendo en cuenta la vivencia del paciente de su problema y cómo el contexto social y cultural han producido que su conducta sea poco adaptativa.

A diferencia de otras técnicas de modificación de conducta las terapias de tercera generación se basan en el poder del contexto y del diálogo para conseguir dicha modificación a través de la aceptación del problema tanto por parte del paciente como del terapeuta.

Sus objetivos

El objetivo principal de este tipo de terapias pasa por cambiar el modo de percibir el problema por parte del individuo tratado, sin intentar un control extremo o extirpar sus conductas como si fueran algo de lo que avergonzarse sino ayudándolo a observar y replantear la relación entre dichos comportamientos y la funcionalidad que se les ha dado, así como la propia vinculación con su funcionamiento habitual, modificandolas desde la aceptación.
Es decir, se plantea la necesidad de ver el tratamiento no como una lucha contra unos síntomas, sino en una reorientación vital que permita generar cambios significativos, reales y permanentes.

Las terapias de tercera generación suplen algunas de las carencias de sus antecesoras, tales como la falta de focalización en los aspectos concretos del tratamiento que producen mejoría, la provocación de comportamientos rígidos que a su vez pueden ser poco adaptativos y la poca atención prestada al contexto comunicativo habitual del paciente, así como a la percepción del propio sufrimiento.

Algunos aspectos relevantes de estas terapias

Las terapias de tercera generación tienen una serie de características propias de gran interés en el tratamiento de problemas psicológicos.
En primer lugar, consideran que la conducta de un individuo no resulta plenamente explicable si no se tiene en cuenta su contexto. Si el tratamiento se reduce a tratar unos síntomas de forma directa sin tener en cuenta las variables que hacen de la conducta algo útil o necesario para el paciente, la generalización del tratamiento a la vida real será complicado para el individuo en tratamiento.
Otro aspecto a considerar es que las terapias de tercera generación tienen en cuenta la influencia moduladora del lenguaje, el hecho de que lo que nos digan otras personas y que feedback nos den respecto a nuestro conducta hará que veamos los comportamientos realizados de un modo u otro.

La relación terapéutica

Vinculado con el punto anterior resulta muy importante el hecho de que las terapias de tercera generación ponen en primer lugar la relación terapéutica.
Si bien esto es común a todas o casi todos los tipos de terapia psicológica existente, en el caso de las terapias de tercera generación se ve dicha relación como un elemento o instrumento de cambio por sí misma al producirse una interacción comunicativa y social que puede modificar la conducta de forma directa o indirecta. Otros tipos de terapia, si bien consideran fundamental la relación terapéutica, la ven más como el medio por el que el paciente aplica las técnicas y no como algo que produzca por sí mismo una modificación.